·· Ciudad Quesada, San Carlos, Costa Rica · Hoy jueves, 21 de agosto de 2014 ··
Portada arrow Reportaje del mes arrow En ruta por la nueva carretera
Menú Principal
Portada
Buscar en el sitio
Noticias
Última hora
Página 2
Editorial
Notas Generales
Reportaje del mes
En su distrito
Bueno… Malo… Feo…
Opinión
Chismiticos
Farándula
Deportes
Boletines
Zona Económica Especial
Cámara de Comercio
ECONOMICOS
Descargue cada mes
Servicios
Lea los diarios nacionales desde aquí
Estadísticas del Sitio
Usuarios: 24
Noticias: 1792
Enlaces: 8
Visitantes: 6286960
Hay $guest_array invitado en línea
Radio Pura Vida
 
En ruta por la nueva carretera PDF Imprimir E-Mail
escrito por Pablo Robles   
lunes, 02 de julio de 2007
Gerardo Quesada Alvarado
San Carlos Al Día

A las seis de la mañana una bruma cubre los cerros y las montañas de Alto Villegas de Ramón. El sol se muestra recio a salir y todo es gris, pero por encanto de la naturaleza poco a poco la bruma se dispersa y entonces es posible ver a lontananza excavaciones en cerros que se pierden en otros más grandes.
Nueva Carretera a San Carlos
De una montaña empieza a salir una mole de hierro y concreto con enormes columnas de cemento. Grúas hombres y máquinas se divisan a los lejos. Estamos en la ruta de lo que será la tan esperada carretera San Carlos-Naranjo y lo que aparece ante nuestros ojos no es un espejismo delirante de un soñador, es la obra que ya empieza a tomar forma y es posible mirar sus contornos como el pintor delinea en el lienzo lo que desea crear.

Enseguida nos acercaremos a esos lugares donde hasta ahora sólo la vista puede llegar y lo llevaremos por trochas, ríos, riachuelos, puentes en construcción y montañas mágicas donde es posible ver pavas libres que revolean de un árbol a otro. Por esos lugares pasará la nueva carretera a San Carlos y las obras empiezan a verse.

En el taller de la empresa Sánchez Carvajal, compañía que construye la carretera esperamos a don Salvador Sánchez Carvajal quien dirige las obras de excavación.

Luego de unos minutos de espera aparece el hombre, en su vehículo Hi Lux 4X4. 2007. Todo terreno. Turbo diesel.

Don Salvador tiene 70 años, pero con espíritu de un muchacho. Cuesta creer que este hombre se levante a trabajar todos los días a las 4: 00 a.m. y se acueste a las 10: 00 p.m. o 12.00 mediana noche. Desde que tenía 17 años trabaja en construcción de carreteras puentes y obras de infraestructura y ahora se niega dejar su trabajo como lo hizo en otros tiempos cuando manejaba tractores y excavadoras.

En media mañana ya ha visitado gran parte de las obras ubicadas a varios kilómetros del taller para vigilar que todo marche bien. “Hay que aprovechar las horas de verano para trabajar porque cuando llueve todo se para”, expresa.

Abordamos el vehículo, 4X4 y nos internamos por unos de los tramos escavados. Don Salvador empuja el acelerador y entonces las llantas empiezan a lanzar pelotas de barro por todos lados.

Gira el volante hacia un lado y hacia el otro con una pericia imaginable y entonces nos adentramos en los cerros devastados por donde se ha levantado la trocha, cuyo ancho en algunas partes es de 20 o más metros.

Escalamos cuestas y a pesar de que el vehículo patina en el barro don Salvador lo logra dominar. A nuestro paso se pueden ver riachuelos y cerros cubiertos de repastos. En algunas partes se han colocado enormes alcantarillas chorreadas en el mismo lugar y que servirán para dar paso a la vía. Todo marcha bien en el trayecto hasta que no topamos con un portillo cerrado.

“Aquí el dueño no ha llegado a un acuerdo con el gobierno. Quiere que le paguen a más de ¢10 millones por hectárea que es lo que pagan y por eso ha puesto el portillo”, asegura don Salvador.

Este ha sido uno de los tropiezos que ha tenido la empresa para hacer los levantamientos de tierra.

Según Sánchez todavía quedan muchos dueños de fincas que no han llegado a un acuerdo con el gobierno para la expropiación de sus terrenos.

Pero a pesar de estos escollos, luego de un año de iniciadas las obras ya se han avanzado siete kilómetros tanto de lado de Sifón en San Ramón como del lado de La Abundancia de Ciudad Quesada. Unos 14 kilómetros de los 42 que medirá la carretera hasta San Ramón.

Las obras no se han parado, sólo en los días de lluvias que por ambos lados son muy frecuentes. Además, altura, la humedad y la neblina dificulta el trabajo de los aproximadamente 120 empleados que laboran con Sánchez Carvajal.

Puente de acero

Volvamos a la trocha donde por donde a cada momento nos topamos vagonetas y las llamadas chompipas (camiones con batidoras de cemento). En algunas partes hay escavadoras y tractores detenidos, mientras se da algún tipo de mantenimiento.

Ahora nos dirigimos por la misma trocha pero hacía Anateri, pueblito de Alfaro Ruiz de menos 100 habitantes por donde pasará la carretera. Es un lugar sumamente quebrado. Los cerros aparecen y desaparecen mientras avanzamos y de pronto ante nuestra vista emergen las bases de una estructura de acero. Hay grandes excavaciones, maquinaria y piezas de acero por todas partes. Al fondo pasa un río de aguas cantarinas de poca corriente, pero fluye desafiante a los invasores. Es el río El Espino, lugar donde se empezó a construirse un puente de 215 metros de largo, uno de los más grande de los nueve que se levantarán a largo de todo el trayecto.

Los tractores, chompipas y vehículos pesados luchan contra el barro melcochado y resbaladizo.

Al frente de estas obras están unos ingenieros taiwaneses y filipinos. El ingeniero Luis Lu, explica en buen castellano que aquí se construirá un puente de acero con cuatro columnas y dos bastiones y que será muy resistente.

Enormes estructuras de acero emergen de la tierra, pero todavía las obras son prematuras, mientras el ingeniero conversa otro taiwanés no se cansa de tomar fotos con una camarita digital. Dispara fotos a todo lo que se mueva, incluido nosotros.

Atravesamos en vehículo el río El Espino y comenzamos a subir por un camino de barro que nos llevará a Anateri. El motor del vehículo ruge y las llantas patinan, pero la pericia de don Salvador evita que el pic-up vaya a dar a un guindo. Conduce cerca al paredón para evitar lo peor. Dice que está acostumbrado a pasar por aquí.

Cuando llueve el camino es intransitable, entonces este septuagenario hombre pone el vehículo en reversa para sostenerlo y evitar irse resbalado a los precipicios que aquí abundan por todas partes.

Dejamos ese tramo horrible y empezamos otro más estable por un camino que ha reparado la empresa constructora y que sirve para comunicarse con Anateri. En este lugar también se han hecho algunos levantamientos de tierra en una de las partes topográficamente más difíciles de la ruta.

Cerca de Anateri hay una montaña cubierta de bosques que se tornan de color azul oscuro. -Es impresionante a lo largo. La vía la atravesará por una parte angosta asegura don Salvador.

Cerca de las montañas hay más cerros cubiertos de árboles pequeños. Mientras avanzamos la marcha se interrumpe por la presencia de dos pavas reales que revoletean en las ramas de un árbol, muy cerca de donde estamos. Comen unos pequeños frutos rojos.

“Aquí hay montones de pavas y pavos, vienen de esa montaña. La gente las cuida porque uno las ve por aquí todos los días”, asegura don Salvador.

Anateri es pueblito muy pequeño, de menos de 100 habitantes. La gente se dedica en su mayoría a la producción de ganado de leche para hacer queso, porque aquí todavía no llega el camión de las cooperativas lecheras. Anateri está ubicado a siete kilómetros de Zarcero, por una vía en muy mal estado y bastante quebrada.

A pesar de lo aislado que está el pueblito, tiene una telesecundaria y una escuelita. Será lugar con mucho futuro con el paso de la nueva carretera. Luego de hablar con unos peones que esperaban el almuerzo, dejamos Anateri para emprender el regreso.

El camino está resbaladizo por una llovizna que acaba de caer, pero la habilidad para conducir de don Salvador hace que regresemos sanos y salvos a Alto Villegas, lugar donde la empresas taiwanesa RSEA, encargada de hacer los puentes tiene una base de operaciones y donde también está el campamento del Sánchez Carvajal.

Image
Trocha ubicada en un sector de Alto Villegas, San Ramón por donde pasará la vía a San Carlos.

Image
Don Salvador Sánchez Carvajal con nuestro director Lindbergh Quesada, quien fue uno de los gestores del proyecto de la nueva carretera.

Image
Aquí se construye un puente sobre el río El Espino.

Moles de hierro y acero

Gerardo Quesada Alvarado
San Carlos Al Día
Una enorme estructura de hierro y cemento ha empezado a cambiar el paisaje Alto Villegas de San Ramón. Aquí se construye el puente sobre el río Barranca, el más largo de la nueva carretera San Carlos-Sifón. Medirá 314 metros. Estará sostenido con cinco columnas y dos bastiones que ya han empezado a levantarse.

Tiene una altura de 45 metros. Es de dos vías y con pasos peatonales a ambos lados. Posee una estructura de hierro que han empezado a armar para la chorrea del cemento. Este es el puente que va más avanzado de los nueve que construiría la empresa taiwanesa RSEA a lo largo de la ruta de la nueva carretera.

Es impresionante la estructura de hierro, cuyos materiales han sido traídos de Taiwán y se han empezado a armar en el propio lugar donde se construye el puente.
Cuadrillas de hombres y maquinarias trabajan fuerte en una obra que se empezó hace un año y que los ingenieros calculan que tardarán ocho meses más para finalizarla.

Taiwaneses

Joseph Pablo, ingeniero civil filipino que trabaja en la construcción del puente sobre el río Barranca explica que las obras a veces se retrasan por la lluvia, pero a penas amaina se reanudan.

Dijo que trabajan 10 filipinos y ocho ingenieros taiwaneses en la construcción de los puentes.

A la fecha ya se empezaron a construir los puentes sobre los ríos Barranca, El Espino y Ron Ron, este último de lado de San Carlos.

Otro de los puentes que deberán construirse son: Las Yeguas, Tapezco, Quebrada Arenas, Río Seco, Laguna y La Vieja. Son 1800 metros de puentes, cuyo costo ronda los $26 millones de los $70 millones que costará toda la vía de Sifón a San Carlos.

Los ingenieros taiwaneses no se atreven a decir cuándo finalizarán las obras porque las condiciones climatológicas como la lluvia atrasan los trabajos, pero también el rompimiento de las relaciones con ese país es otro factor a considerar.

Las chorreas de cemento se harán con mezcla que prepara la empresa Sánchez Carvajal, compañía que construye la carretera y que adquirió enormes plantas para chorrear cemento, una de estas plantas está ubicada camino a Buena Vista de Ciudad Quesada.

Image
Puente de 314 metros en construcción y que atravesará el río Barranca.

Image
Columnas de más de 40 metros de alto para sostener el puente.

Image
Estructura de hierro provisional colocada para hacer la chorrea del puente. Una vez hecho se retirará.

Carretera sería de 4 carriles

Gerardo Quesada Alvarado
San Carlos Al Día

La carretera San Carlos-Sifón sería de cuatro carriles y no de dos como se había planeado hacer.

Según los Carlos Solís, presidente del Asociación Pro-Carretera San Carlos-Naranjo las autoridades buscarán recursos para ampliar la vía.

“Nos hemos reunido con la ministra de Obras Públicas y Transportes, Karla González y con autoridades del Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) y existe mucho interés en financiar la obra para que sea de cuatro carriles”, expresó Solís, además dijo que los trabajos de levantamientos de tierra avanzan bien, igual que la construcción de los puentes a cargo de la empresa taiwanesa RSEA, la cual hizo el puente sobre río Tempisque.

Tanto del lado de Sifón en San Ramón, como del lado de Buena Vista de Ciudad Quesada, la empresa Sánchez Carvajal continúa con las excavaciones y movimientos de tierra.

Se esperaba que el gobierno de Taiwán hiciera un tramo de nueve kilómetros que separa el Sifón con Río Grande de Naranjo, pero al romperse las relaciones bilaterales con ese país todo quedó en veremos.

“La idea siempre ha sido acortar distancia y por eso no vamos a dejar que la carretera pase por San Ramón”, expresó Solís.

La vía San Carlos-Sifón tiene un costo de $70 millones y se hace con un préstamo del gobierno de Taiwán de $35 millones. El resto lo pondrá el Ministerio de Obras Públicas y Transportes para costear los 42 kilómetros de carretera que comprende al obra.

Image
Ruta en construcción de lo que será la vía San Carlos-Sifón, cerca de Alto Villegas en San Ramón.

 
Noticias más visitadas
Nota rápida al azar
Capacitan a pobres para que hagan Plan de Negocios

Leer más...
 
 
Go to top of page Go to top of page
 
San Carlos Al Día
Quiénes somos?
Contáctenos
Portada Impresa
Portadas anteriores
San Carlos
Datos generales
Distritos
Geografía
Mapas
Economía
Historia
Sociedad
Gobierno
Atracciones
Artículos Relacionados
 
| Portada | Buscar en el sitio |