·· Ciudad Quesada, San Carlos, Costa Rica · Hoy lunes, 21 de abril de 2014 ··
Portada arrow Opinión arrow “En resguardo del buen nombre y limpia trayectoria de dos ejemplares ciudadanos.”
Menú Principal
Portada
Buscar en el sitio
Noticias
Última hora
Página 2
Editorial
Notas Generales
Reportaje del mes
En su distrito
Bueno… Malo… Feo…
Opinión
Chismiticos
Farándula
Deportes
Boletines
Zona Económica Especial
Cámara de Comercio
ECONOMICOS
Descargue cada mes
Servicios
Lea los diarios nacionales desde aquí
Estadísticas del Sitio
Usuarios: 24
Noticias: 1792
Enlaces: 8
Visitantes: 5980280
Hay $guest_array invitados en línea
Radio Pura Vida
 
“En resguardo del buen nombre y limpia trayectoria de dos ejemplares ciudadanos.” PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gerardo Quesada   
jueves, 12 de julio de 2012
• Por Jorge Rolando Molina G.

A raíz de un pasaje contenido en la reciente publicación del historiador Carlos Abarca, sobre San Carlos (1890-1950), el autor señala que entre 1911 y 1930 surgieron en el cantón una serie de conflictos políticos, no tanto en competencia por el poder, sino más bien, por cuestiones administrativas.  Pone por ejemplo la denuncia que en 1915 elevó ante la Secretaría de Gobernación el ex jefe político Ricardo Quesada C. en contra de los regidores José Rodríguez Salas y Juan Chaves Rojas, acusándolos de haber recibido retribuciones municipales por servicios prestados.  Solicita por lo tanto que se le retiren sus respectivas credenciales.
Ante tal dilación que los imputados consideran como temeraria e injuriosa, convocan de inmediato al Concejo Municipal a sesión, en la cual se procede a la redacción y aprobación de una larga nota de descargo que remiten al señor Ministro en los siguientes términos:
1.    Admiten que en diferentes ocasiones y con diversos propósitos, la municipalidad los comisionó para múltiples encargos como por ejemplo: ejecutar la venta de lotes pertenecientes a las llamadas gracias municipales, establecer arreglos de cuenta y gestiones para descontar documentos (pagarés) producto de la venta de esas tierras, por las que legítimamente se cobraba una comisión.  Era usual que por este mecanismo se adelantaran dineros al municipio que con urgencia los requería.
2.    Agregan que si reiteradamente se han ocupado de estos menesteres, eso se debe a la inopia o pobreza que existe en esta incipiente población y no al deseo deliberado de especular con bienes públicos.  Además, aclaran que nunca han obligado a la municipalidad a resarcirlos de los considerables gastos en que han incurrido, toda vez que han tenido que viajar hasta la capital en misiones del municipio.  Esto es una muestra más del desprendimiento que hacemos con mucho gusto.
3.    Que es enteramente falso y calumnioso (dice el Sr. Rodríguez Salas) la acusación que se me hace de recibir doble pago (50 colones) por monto que me adeuda la corporación; para ello aporto la certificación extendida por los jefes de la jefatura como la tesorería municipal que dan fe de lo que expreso.
4.    Por su parte, el Sr. Chaves Rojas manifiesta que de los 5,000 colones que se cobraron por gracias municipales, 2,270 colones fueron para cancelar los honorarios del abogado, 450 colones para la reparación del camino Río La Vieja-Lajas y construcción del primer galerón para el mercado municipal; 2,000 colones para ampliación del cuadrante de Villa Quesada, de modo que los 280 colones restantes que he retenido por pocos días, ha sido mientras se resuelve dónde ingresarlos; si al tesoro nacional o a la tesorería municipal.  En todo caso son para cancelar el descuento del pagaré.
5.    Finalmente, manifiestan los acusados desconocer las razones por las cuales el Sr. ex jefe político guarda tanta enquina, no solo contra todos los miembros del Concejo Municipal, incluido su sucesor en la jefatura.  Es más, se muestran extrañados de que mientras el Sr. Quesada ocupó la jefatura, jamás objetó ni consideró ilegal esta práctica, de manera que es ahora que no está, cuando acusa y juzga pecaminosas tales acciones.
Sobre este penoso incidente no se volvió a comentar nada y sirvió más bien para que los imputados recibieran un voto de confianza, reconocimiento y hasta nombramientos ulteriores en la función pública.  En esfuerzo de este recto proceder, solo cabe afirmar que las familias que descienden de estas preclaras figuras, tienen sobradas razones para continuar enorgulleciéndose de sus limpias actuaciones como hombres de empresa y servidores públicos, código de conducta que mantuvieron siempre hasta el final de sus existencias.
Para quién desee verificar toda esta información, puede consultar en el Archivo Nacional el Acta Municipal número 19 del 2 de agosto de 1915, artículo 2, tomo 2, folios 89 al 94.
 
Noticias más visitadas
Nota rápida al azar
Piden la derogación del Refugio Mixto Maquenque
• Funcionarios del Minaet, de San Carlos hacen un llamado a los habitantes del Refugio a unirse y crear un nuevo Plan de Manejo Sostenible, de acuerdo a sus necesidades.

Leer más...
 
 
Go to top of page Go to top of page
 
San Carlos Al Día
Quiénes somos?
Contáctenos
Portada Impresa
Portadas anteriores
San Carlos
Datos generales
Distritos
Geografía
Mapas
Economía
Historia
Sociedad
Gobierno
Atracciones
Artículos Relacionados
 
| Portada | Buscar en el sitio |