·· Ciudad Quesada, San Carlos, Costa Rica · Hoy miércoles, 23 de abril de 2014 ··
Portada arrow Notas Generales arrow Exfiscal pide perdón desde la cárcel
Menú Principal
Portada
Buscar en el sitio
Noticias
Última hora
Página 2
Editorial
Notas Generales
Reportaje del mes
En su distrito
Bueno… Malo… Feo…
Opinión
Chismiticos
Farándula
Deportes
Boletines
Zona Económica Especial
Cámara de Comercio
ECONOMICOS
Descargue cada mes
Servicios
Lea los diarios nacionales desde aquí
Estadísticas del Sitio
Usuarios: 24
Noticias: 1792
Enlaces: 8
Visitantes: 5986832
Hay $guest_array invitados en línea
Radio Pura Vida
 
Exfiscal pide perdón desde la cárcel PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gerardo Quesada   
lunes, 21 de mayo de 2012
• Era las 6:30 a.m del 01 de enero del 2003, cuando Luis Roberto tomó su arma la cual tenía cargada, subió a su carro y se dirigió en busca de su víctima, esa noche no había logrado pegar los ojos. En su mente sólo rondaba la idea de terminar con la vida del hombre que un día antes había amenazado de muerte a él, a sus hijos o su padre.

Image
Luis Roberto Vargas, preso en la cárcel de La Marina, pasa parte del día leyendo o estudiando


Atormentado por aquellas ideas y sumado al trastorno bipolar que padece y que desequilibró su mente, no dudo mucho en llevar a cabo el homicidio, que hoy lo tiene preso en la cárcel y que posteriormente  contaremos como  acabó con la vida de aquel hombre.
Luis Roberto Vargas Villalobos, abogado y exfiscal nacional, descuenta una pena de 20 años de cárcel por homicidio calificado en el Centro Penal La Marina de San Carlos.  Hace más de nueve años mató a una persona porque  lo amenazó con matarlo a  él o  a algún miembro de  su familia. Lo anterior se dio porque Vargas buscaba pruebas de su actividad  delictiva en Naranjo de Alajuela, comunidad donde vivía  el ahora sentenciado y la víctima.
Hoy, Luis Roberto está confinado en el Ámbito D de la cárcel, donde están los presos menos peligrosos y de buen comportamiento, desde aquí, pidió perdón por haberle quitado la vida  a un ser humano, que aunque tenia un alto récord delictivo, tal vez pudo rehabilitarse,  y él,  le cegó la vida
Luis Roberto quien tiene 49 años, y  apenas ha  descontado siete años de su pena, aceptó contar a este medio, como sucedieron los hechos el 01 de enero del 2003 a las 7:30 a.m. del año nuevo, día en que la gente apenas despertaba para recibir el año.
Pero, las cosas no fueron igual para el hoy difunto, de apellido Corrales Jiménez, de aproximadamente 36 años y que dormía placidamente en su cama, luego de una noche agitada, ese sería su último día.
Luis Roberto Vargas, tenía una excelente carrera profesional,  egresado de la Universidad de Costa Rica  con una licenciatura en derecho y con un título de  Especialista en Ciencias Penales.
No le costó mucho adquirir trabajo en el gobierno, primero como asesor en el Ministerio de Gobernación,  en la administración de  Oscar Arias de los años ochenta, posteriormente ocupó el puesto de jefe de la Policía de Migración,  también fue jefe de Organismo de Investigación Judicial en la Zona Sur del país y por último, coordinador de  fiscales en la Tribunales de Grecia, donde supervisaba la labor que hacían sus compañeros.
Es aquí cuando, empiezan a darse los hechos que terminaron con el fatal desenlace. Según Vargas, el empezó a buscar pruebas para llevar  a la cárcel a Corrales Jiménez por delitos como robos, venta de drogas y agresión a un jefe policial, esto tenía muy molesto al hoy difunto.
En esos años,  Roberto vivía  con su familia en Palmares, pero su padre y familiares vivían en Naranjo.

Día antes del asesinato

La noche el 31 de diciembre del 2002, un día antes del asesinato, Roberto estaba con unos amigos en el bar el “Alpímar”, aledaño al Muro de Naranjo, conversaban y tomaban algo, fue en ese mismo instante cuando se acercó Corrales Jiménez, y se sentó en una silla donde estaba el exfiscal con sus amigos, y sin decir nada se quedó ahí mirando a Roberto.
“Yo incluso lo saludé y le dije que se fuera del lugar, porque ahí no tenía nada que hacer, en ese momento él se enfureció y me gritó que me pusiera vivo porque él sabía donde vivía yo y mi papá y mis hijos, me amenazó con matarlos, se hizo una  trifulca y yo decidí irme del lugar”, contó el hoy preso.
“Yo me fui, pero en mi cabeza empezaron a dar vueltas aquellas amenazas, me imaginaba a uno de mis hijos muertos o mi padre que vivía en Naranjo y que Corrales conocía muy bien donde habitaba. Esa noche no pude dormir, no lograba sacar de mi  cabeza esas amenazas y  por mi mente rondaba la idea de que debía hacer algo”, recordó
Roberto Vargas, desde hacía varios años, padecía y padece de Trastorno Bipolar, o Psicosis Maniaco Depresiva, esta es una enfermedad mental que se describe como un trastorno del estado de ánimo, caracterizado por la presencia de uno o más episodios con niveles anormalmente elevados de energía, el afectado suele oscilar entre la alegría y la tristeza.
Según el preso, sus superiores  sabían de su padecimiento, sin embargo, nunca hicieron nada por reubicarlo o sacarlo del trabajo, él debía estar en constante tratamiento y con medicamentos psicotrópicos para aminorar su estado de ánimo
Incluso su abogado, Luis Fernando Burgos, quien asesinó a su esposa y meses después se ahorcó en la cárcel, nunca usó este argumento para su defensa.

Image
Luis Roberto, en los tiempos libres alza pesas para estar en forma.


Luis Roberto explica que hoy  intenta demostrar a la justicia, mediante un recurso pendiente,   que mató preso de una de esas crisis que con frecuencia le daban.
Aquella noche, mientras  Luis Roberto buscaba una salida a su estado, una voz interna le decía que debía quitar esa amenaza sobre su familia. Corrales Jiménez volvió sabe Dios a que hora de la madrugada y  se acostó a dormir como de costumbre.
Mientras tanto,  Roberto a  las  6:30 a.m, del 01 de enero del 2003, cansado de no poder “pegar los ojos” y obsesionado con la idea de que  su familia corría peligro, cogió su arma, se montó a su carro y  se dirigió a la casa de Corrales Jiménez, que conocía bien porque vivía cerca de la vivienda de su padre.
Entró a  la casa de Corrales, violentamente,  patió la puerta e ingresó a la habitación donde estaba el enemigo, que según los hechos probados estaba durmiendo, pero según Roberto  estaba despierto, y sin pensarlo dos veces, descargó varios tiros del arma que llevaba y que impactaron sobre la humanidad del hombre y luego huyó del lugar.
Ahora,  Roberto, estaba acusado de homicidio calificado y debía demostrar lo contrario. Las pruebas no fueron suficientes y en el año 2005, en los Tribunales  de Alajuela fue condenado a descontar 20 años en la cárcel.
Cuenta que pasó por las cárceles de San Sebastián, La Reforma, Cartago y San Ramón, asegura que en la mayoría de penales, donde estavo, sufrió agresiones con arma blanca  por otros reos, por su condición de fiscal.
Agregó que en aquel entonces no había ninguna protección especial para fiscales o policías, y por ello, tuvo que luchar mucho, no sólo con su enfermedad, sino con un sistema que no ofrecía protección dentro de los penales.
Hoy, dice que su vida ha cambiado, se  ha vuelto más humano y sensible ante el dolor, trata de colaborar con sus compañeros en lo que necesiten, sobre todo en asuntos legales, estudió computación, criminología en la Universidad Estatal a Distancia y  ha impartido clases de cívica en otros penales.
Su pena finalizará hasta el año 2020, pero ya sueña con volver a su casa a reunirse con su esposa e hijos, piensa  volver a abrir un bufete para trabajar independiente.
Luis Roberto,  luego de muchas,  luchas logró que el Estado lo pensionara por la enfermedad, antes de ingresar a la cárcel estuvo incapacitado seis meses y luego fue despedido.
Vargas asegura que está arrepentido por lo que hizo, aunque también se quejó porque en el momento de que cometió el asesinato, el Estado no brindaba ninguna protección a los fiscales, y de eso dan fe algunos editoriales de prensa escrita, de  la época y en uno de ellos citan su caso.
 
Noticias más visitadas
Nota rápida al azar
IDA inaugura proyecto de electrificación

Leer más...
 
 
Go to top of page Go to top of page
 
San Carlos Al Día
Quiénes somos?
Contáctenos
Portada Impresa
Portadas anteriores
San Carlos
Datos generales
Distritos
Geografía
Mapas
Economía
Historia
Sociedad
Gobierno
Atracciones
Artículos Relacionados
 
| Portada | Buscar en el sitio |